Nuestra sociedad nos hace celebrar muchas cosas pero sin ningún sentido. En su afán de arrancar el sentido a todo, también quiere vaciar el sentido de la misma Navidad, que no puede ser otra cosa que la celebración del nacimiento de nuestro Redentor. Lo que celebramos entonces no puede ser otra cosa que nuestra misma redención. Una celebración navideña que olvida a Cristo, deja de tener su sentido propio y se convierte en una celebración mundana más.

Si no puede visualizar este video en su ordenador, haga click aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *