Las vacaciones suelen ser esperadas por todos como el momento de librarse de todas las cargas y tener un tiempo de descanso merecido. El joven católico, sin embargo, jamás debe olvidar que debe ser un buen católico siempre, y que el descanso es del cuerpo, no de la vida cristiana.

Si no puede visualizar este video en su ordenador, haga click aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *