Altar Lateral Con Inscripciones Blasfemas.

Hemos sido testigos -gracias a los medios de prensa católicos- de la barbarie que ha profanado la Catedral de Santiago de Chile durante la misa del día del Patrono, el día 29 de julio (2013): Un grupo de protestas pro-aborto se desprendió de la marcha principal e irrumpió violentamente en la Catedral haciendo destrozos, pintando las paredes con consignas blasfemas e incluso dejando bancos de la iglesia arrojados en una plaza cercana.

Los organizadores de la marcha dicen que “entienden” los desmanes de algunos manifestantes, pero que no los apoyan y que no era esa la intención del evento. ¿No era esa la intención de los organizadores? Puf… No será intención directa de los organizadores, pero hay algo que no se puede negar: las ideas que movían a los manifestantes más desenfrenados eran las mismas ideas que movían a todos: que la Iglesia católica y la sociedad tradicional -fruto de la primera- eran las culpables de la “opresión” de las mujeres.

profanacion_santiago_de_chile_3

No importa que en la agenda de estas manifestaciones no esté el destruir y manchar los templos y de proferir insultos dirigidos a la fe católica; el odio que se predica contra las ideas tradicionales es suficiente para provocar en las almas más desordenadas los sentimientos necesarios como para destruir un templo entero con los dientes.

No es la primera vez que “un grupo de manifestantes” de estas marchas “por el derecho a decidir” se desprende del grupo principal para atacar alguna iglesia y gritar insultos. ¿Qué sentimientos provocan en los espectadores? No me vengan a decir que es paz y serenidad… sino solo odio, intolerancia y desenfreno moral: Mujeres desnudas, destrucción de imágenes religiosas y pintatas en los muros son la constante. Esto es suficiente para que las autoridades civiles prohíban este tipo de manifestaciones, contrarias al bien común y a la paz. Pero como ninguna autoridad hace nada… el que calla otorga. Menos mal que en este caso el presidente de Chile, Piñeira, manifestó su total repudio a este acto de vandalismo feminista. ¡Algún cuerdo debería haber!

“Por los frutos los conoceréis”, y he aquí los mejores frutos que hemos recogido de estos movimientos: destrucción, muerte y desolación. ¿Seguiremos esperando para tomar cartas en el asunto y que se corroa aún más las bases de nuestra sociedad?

auno273341

This Post Has 5 Comments

  1. Fernando Vargas

    Señores,
    Estoy convencido

  2. SosX

    Tiene toda la razon, su cuerpo su decisión… Lean primero que es lo que se aborta, luego comenten

  3. Jorge Rodriguez

    Si mi madre hubiera abortado yo no existiría. Si sus madres hubieran abortado ninguna de esas brutas existirían. Si la madre de Bachelet hubiera abortado no existiría la Nva. Mayoría.

  4. Katia Angelica Gutierrez Hernandez

    es ina vida que merece todo el respeto y el amor, es un milagro

  5. Pad John Buitrago

    Tu Cuerpo? supongamos que si. Y el de ese BEBE en tu vientre. ¡¡Es tu HIJO!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *